La Fundación Impacto Social es una persona privada sin ánimo de lucro, que busca a través de ayudas sociales brindar el apoyo a las víctimas del conflicto y la población de escasos recursos en la defensa de sus derechos y brindando ayudas profesionales en las necesidades que se les presente.

Los socios fundadores son un grupo conformado por abogados, economistas, ingenieros y contadores, que se han unido con el fin de brindar ayuda a través de su conocimiento a las personas de escasos recursos y a realizar su representación ante las autoridades para hacer valer sus derechos.

Fundación Impacto Social también pretende ampliar el número de profesionales para ofrecer las representaciones judiciales y las asesorías. Asimismo, lograr llevar la  ayuda a todos los departamentos y municipios de Colombia, donde sea posible llegar.

El campo de Colombia es un paisaje hermoso. Entre ellos se encuentra el paisaje cafetero, que fue declarado patrimonio de la humanidad en el año 2011. La Fundación Impacto Social tiene como sede principal la ciudad de Manizales, corazón del paisaje cafetero.

Manizales es la capital del Departamento de Caldas, que lo conforman veintiséis municipios más. El Departamento fue víctima de los grupos armados ilegales y también por abandono del Estado. Al norte de Caldas operaron grupos paramilitares y al oriente estaba la guerrilla.

El Departamento sufrió de los enfrentamientos de las guerrillas con el ejército; paramilitares y ejercito; guerrilla y paramilitares. Lo que generó un gran número de desplazamiento, ya que es un departamento agrícola, pero también con una gran población indígena al noroccidente, al igual, víctimas de la guerra.

Ahora con la libertad e impulso que se le busca dar al país, la Fundación Impacto Social quiere comenzar por casa y prestar sus labores primero en el Departamento, ayudar a los campesinos, a las minorías étnicas, a las personas de escasos recursos, a que obtengan una representación judicial y unas personas especializadas que les brinden asesoría en lo que necesiten. Que además de volver a la tierra que les pertenece, puedan obtener mejores oportunidades, para poder hacer valer su propiedad y darle lo mejor a sus familias.

Hace parte de ese paisaje patrimonio de la humanidad que es el Departamento de Caldas, sus campesinos, sus indígenas, que además, son quienes más lo respetan y lo valoran.

El Departamento de Caldas y sus habitantes merecen ser ayudados y defendidos y su territorio tiene que ser descubierto por todo el país y el planeta. La amabilidad de la gente del campo que siempre está alegre, embellece el lugar.

Pero la Fundación Impacto Social pretende ir más allá del Departamento de Caldas. Buscamos llegar a todo el país y ser un apoyo para la población más vulnerable, que tengan un apoyo jurídico y profesional, que luche por sus causas de manera ética y comprometida con la justicia.

El Estado colombiano está regido por una Constitución y unas leyes, por ende, en este nuevo resurgimiento que tiene Colombia, es una obligación social que sus ciudadanos tengan protectores de sus derechos y que además, se los hagan conocer.

Las personas necesitan conocer sus derechos para comprender y respetar los derechos de los demás y es allí, en esa democratización que es modernidad, donde La Fundación Impacto Social quiere estar, y lograr llevar nuestros servicios y ayuda a otros lugares.

También queremos tener socios en todos los lugares, que la Fundación no solo ayude, sino que la población se apodere de ella y vaya allí y cuente sus necesidades, sus casos, sus conflictos y lograr una ayuda concreta, justo donde las personas lo necesitan.

La Fundación Impacto Social quiere mostrar el lado bueno de Colombia y esto solo se logra a través de lucha y del reconocimiento de los derechos propios y ajenos y el camino para iniciar tal fin, es logrando que el primero que reconozca y respete los derechos de los demás sea el Estado.

La Fundación Impacto Social es un agente del cambio a través de la filantropía, que quiere que la justicia llegue a todos, ayudando a los más necesitados sin ningún tipo de discriminación, porque es una fundación a la que todos pueden llegar y por ende, pertenece a todos.